Mi doble Vida

Galeria

Los diez foros de escorts y prostitución más visitados del mundo

El perfil del cliente de la prostitución en España (II)

Las 10 webs de escorts y masajistas más importantes en España

Ingresos y gastos como prostituta doble vida

La vida de escort en una gran ciudad

Los secretos de mi vida como escort

Grandes mentiras y tópicos sobre la prostitución

Los perfiles de cliente de sexo más comunes

Clientes solteros y casados en el mercado del amor

Enfermedades, infecciones y precauciones

Mi aprendizaje sexual como amante profesional

El trabajo sexual con tímidos y discapacitados

Acompañamiento swinger para clientes

Acompañamiento swinger para clientes

109

¿Sabían que todos iniciamos siendo monógamos? Y solemos atribuirlo a que es “por naturaleza” lo cual es erróneo. La monogamia es un modelo de relación llevado a cabo por dos personas basado en la exclusividad sexual y sentimental por ambas partes, es decir, deben tener sexo y sentimientos de amor exclusivamente el uno al otro por un tiempo indefinido.
Esta fue impuesta en la edad media por la iglesia católica ya que el matrimonio era el único tipo de relación que se adecuaba al plan de Dios, y que cualquier acción sexual fuera del matrimonio seria vista como una aberración.

Se preguntarán ¿Qué tiene que ver esto con el tema de “swinger”? Pues que van de la mano… Muchas personas no saben si realmente quieren ser monógamos o lo hacen por pura presión social, no tienen una respuesta del porqué siempre que conocen a alguien buscan una manera de relacionarse a largo plazo, entonces, el tipo de persona que disfruta de encuentros ocasionales cuando cae en una relación donde la otra parte pide esa exclusividad sexo-afectiva, la persona se ve acorralada y termina la relación para volver a la “libertad” de sus encuentros casuales.

La monogamia hoy en día está en creciente deterioro, actualmente hay alrededor de 50 millones de personas en el mundo que se consideran abiertamente “swingers”.

Dicho esto, me adentro al tema de swinging (en español: “balancearse”) ésta es la actividad sexual no monógama, donde se intercambian parejas con el fin de satisfacer necesidades sexuales y fantasías en conjunto. Debo remarcar que el swinging solo lo practican parejas sumamente estables, donde la exclusividad afectiva ya está fortalecida, el respeto y la comunicación son pilares fundamentales y la actividad funciona como una vía para consolidar esa complicidad y llevar a cabo fantasías que hagan del sexo en pareja, algo más enérgico y emocionante.

Principalmente, mi papel es el de “single”, esa persona sola que seduce a ambas partes. Los clientes me contratan para complementar las fantasías del matrimonio, que van desde un trío, hasta que la mujer y yo establezcamos roles y nos entretengamos con varios juguetes porque al hombre le excita el hecho de ver… Me he topado con parejas bastante claras en cuanto a lo que desean, ponen las cartas sobre la mesa y establecen reglas las cuales mayormente son para mí, como  por ejemplo; no besarles, no decir algún tipo de comentario que pueda excitar al hombre o, por lo contrario, el hombre solo pide que nos enfoquemos en complacer a la mujer; cuando todo se lleva al cabo al pie de la letra la noche resulta en una velada estupenda para la pareja. Por otro lado, me topé con parejas donde la mujer revienta en celos o actúa con indisposición y termina siendo un total fracaso, pues sería algo normal sentir celos al ver a tu pareja excitada por estar con otra mujer, pero en el swinging este tipo de comportamiento no está permitido ya que uno de sus fundamentos es : permitirle a tu pareja y que ésta te permita a ti, poder estar sexualmente con alguien más sin ningún tipo de problema.

Siempre es fundamental establecer reglas y ser sumamente respetuoso y comunicativo, nada en esta práctica puede ser llevado a cabo sin el consentimiento de todas las partes interesadas.

 

 

Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.